Blog_CubaSigueLaMarcha

Blog_CubaSigueLaMarcha

martes, 20 de junio de 2017

Declaración de los blogueros cubanos

 

Cuba existe también en la blogosfera. Es el testimonio cotidiano y el pensamiento libre de una nación y de un pueblo en toda su variopinta cultura de resistencia y de vida. Justamente por ese patriotismo que nos identifica como comunidad, es que denunciamos las recientes declaraciones del presidente de los Estados Unidos por ofensivas e insultantes con nuestro pueblo. Trump  frena, retrocede, se descoloca en la historia,  asume la peor de las posiciones y lo hace rodeado de sujetos con un amplio prontuario criminal.

 

Los blogueros cubanos que suscribimos esta declaración, así como en su momento, seguimos y animamos el acercamiento entre las dos naciones, a pesar de sus diferencias,  rechazamos la vuelta al discurso ofensivo y la política de las cavernas, tantas veces  derrotada;  reprobamos  toda intención de fuerza contra la Isla, al tiempo que descalificamos a terroristas y políticos tramposos como interlocutores válidos para los cubanos.

 

El presidente Trump ha de saber que su mandato no se extiende a Cuba  y  sus ofensas  en el show de la “era del hielo” solo sirven para reforzar el sentimiento antiimperialista, como una razón más de unidad.

El trazo del camino seguido, y las cualidades de la rueda que le transita, son legítimos por la génesis popular que le dio vida, sin presión de ningún tipo, forjada desde el pueblo al que pertenecemos, y al cual se debe nuestro relato -sorprendente e impetuoso- de la vida tenaz en  esta tierra, que lucha día a día por una sociedad y un mundo mejor.

Quienes deseen sumarse a esta declaración lo pueden hacer a través de las diversas plataformas de Redes Sociales donde ha sido publicado o, reblogueándola en sus páginas personales.


 

Publicado por: David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com

Fidel vive. La Revolución sigue


Publicado por: David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com

¿Unirse centristas y revolucionarios?


¿Unirse centristas y revolucionarios? / Por Javier Gómez Sánchez

 

Ni en la pelota. Ante el discurso de Trump: Claridad revolucionaria vs las intenciones de validar el centrismo.

 

 Lejos de ser un retroceso, el discurso de Donald Trump lo que hace es dar inicio a un escenario político completamente nuevo. Las posibles situaciones a partir de la implementación de su Directiva Presidencial serán, respecto a los escenarios anteriores en el conflicto Estados Unidos-Cuba, totalmente inéditas.

 

La nueva política presidencial es, en actitud y retórica, indudablemente retrógrada. Pero los efectos de su emisión no pueden verse aislados de las condiciones ya establecidas por la política anterior en las que esta viene a producirse.

Este 16 de junio pone fin al aire de incertidumbre en el ambiente contrarrevolucionario que se inició cuando Hillary Clinton, continuadora de la política de ¨vía diplomática¨ de Barack Obama hacia Cuba, perdió las elecciones presidenciales frente al republicano Donald Trump.

Desde entonces el tratamiento que el nuevo gobierno daría al aparato neo contrarrevolucionario y su circuito de medios de comunicación creados por su antecesor fueron una incógnita. Pocas veces en la historia se ha presentado una pugna tan enconada entre los grupos de intereses en la política cubano-estadounidense hacia Cuba.

Con la presencia en la Administración Trump de impulsores de la política más agresiva,  un indicio significativo fue la carta dirigida al Presidente por militares de alto rango retirados, sugiriéndole que continuara la política del anterior gobierno. En ese momento, la posibilidad de que lo planteado en la carta se lograra, podía llevar a ¨un factor común que evidencia, no una diferencia de política demócrata-republicana sino una continuidad, que de desarrollarse podía llamarse Doctrina Obama-Trump, donde el presidente de turno juega a ser el policía bueno con determinado país (Cuba) y el policía malo con otros (Venezuela, Siria).¨

El 16J, en cambio, lo que evidenció es la falta de capacidad del gobierno de Donald Trump para poder desarrollar esa política exterior por separado, ni siquiera a favor de los propios intereses imperiales de los Estados Unidos. El juego obamiano indudablemente requería una habilidad política y diplomática de la que Trump y su gabinete carecen.

Pero sobre todas las cosas, el brusco cambio, significa el rompimiento del pacto o ¨consenso contrarrevolucionario¨ ocurrido durante el gobierno de Barack Obama, entre la contrarrevolución tradicional representada por el senador Marco Rubio y la neo contrarrevolución centrista representada por el empresario cubanoamericano Carlos Saladrigas. En un encuentro auspiciado por la Heritage Foundation y Google ideas, celebrado el 21 de marzo de 2012 en Washington, ambos representantes llegaron a un acuerdo para un cambio de estrategia hacia Cuba bajo la idea de utilizar Internet “para descongelar una isla congelada en el tiempo”.

Es público que cada año el gobierno norteamericano asigna un presupuesto de 20 millones de dólares para proyectos de subversión en Cuba. Es muy probable también que exista una cantidad de dinero que se emita para estos fines de forma encubierta. Estos fondos son utilizados por la CIA y por la USAID para favorecer a grupos políticos de origen cubano de diversa tendencia.

Tradicionalmente el mayor beneficio de esos fondos había estado en manos de la contrarrevolución tradicional, sosteniendo la industria del anticastrismo en la ciudad del Miami, que daba sostén económico,  beneficios electorales y capacidad de cabildeo a una mafia política establecida durante décadas.
Igualmente de esta corriente se beneficiaban los grupos de disidentes tradicionales en la isla, ya muy desprestigiados y despreciados por los propios norteamericanos, pero aún existentes.

La pérdida alarmante de terreno electoral de los republicanos en la ida, la actitud favorable al acercamiento de la mayoría de los cubanos emigrados, y el empuje de las nuevas tendencias de ¨tercera vía¨ para el caso cubano, obligó a las fuerzas de Marco Rubio a aceptar el acuerdo.

La estrategia de penetración diplomática del socialismo cubano, diseñada para el gobierno de Obama por Arturo Lopez -Levy  y otros, comienza a desarrollarse.

El dinero es re-direccionado de sus antiguos usos a nuevos. Las antiguas tendencias principales pasan a ser secundarias pues la nueva estrategia prefiere apostar más al desarrollo de medios ¨alternativos¨ en Internet, la fabricación de ¨líderes de opinión¨, el cultivo de una zona política centrista entre los intelectuales cubanos y la creación de una izquierda no comunista, a continuar poniendo su patrocinio principal en los disfuncionales grupos de disidentes cubanos vinculados a Miami. Aunque estos últimos continuaban siendo sostenidos, pasan a tener un rol secundario.

El dinero comienza a usarse para eventos en Europa y Estados Unidos, donde se reúnen los nuevos actores de la estrategia centrista. Bajo financiamiento surgen varias páginas web, mientras otros proyectos ya existentes se unen la nueva estrategia, creándose un circuito de comunicación neo contrarrevolucionaria.

En ese tránsito de la debilidad al fortalecimiento aparecen, sobretodo, nuevos bolsillos. Las viejas fuerzas de Miami observan el nuevo panorama mientras tragan en seco.  

Pero llegan las elecciones y el descontento de los estadounidenses con la gestión demócrata hacen que los republicanos, con Trump como Presidente, vuelvan a la Casa Blanca. La alfombra roja vuelve a tenderse para la fauna política de Miami.

Con el desequilibrio de las relaciones de poder, ya no necesitan estar sometiéndose a ningún pacto. Significativamente en días previos al discurso, de forma oportuna José Daniel Ferrer y su empresa política UNPACU pertenecientes a la disidencia tradicional venida a menos, publica una carta abierta al Presidente pidiéndole un cambio de política. Finalmente Marco Rubio sonríe y aplaude junto a los demás tras la tribuna del Teatro Manuel Artime de Miami.

Se rompe el ¨consenso contrarrevolucionario¨.

Veamos algunas reacciones emitidas por el circuito de medios centristas:
La Sra. Elaine Díaz, quien fuera beneficiada durante el gobierno de Obama con una beca en Harvard y con el financiamiento de su publicación digital Periodismo de Barrio, comenzaba: ¨Las medidas que anunció hoy, presidente Trump, son patéticas. (…)Las medidas que anunció hoy no son irrespetuosas con el gobierno cubano, son irrespetuosas con los ciudadanos cubanos. Son irrespetuosas conmigo¨ y terminaba: ¨Puede que el trato con Obama se haya jodido; pero nuestra dignidad sigue intacta¨

El Sr. Hugo Cancio, propietario de la revista On Cuba, quién ha defendido ante otros panelistas  en la televisión de Miami el acercamiento diplomático y comercial hacia Cuba, así como el intercambio cultural Cuba-USA en el que participaba con su empresa Fuego Entertainment, emitió en un Editorial con el título ¨Un mejor acuerdo ¿Para quién?¨:

¨Cuando Donald Trump ganó las elecciones en noviembre pasado, todos sentimos que vendrían cuatro años de mucho trabajo. Las escasas declaraciones hacia Cuba del hasta entonces candidato presidencial no eran precisamente alentadoras. En todo caso, la variable Obama en el proceso de normalización había sido determinante. Y esa variable estaría desde ese momento fuera de la ecuación¨

Cerraba el Editorial: ¨¿Para quién un retroceso con Cuba sería mejor? El único beneficiado podría ser el pasado. Y todos, cubanos y estadounidenses, vivimos en el presente. Permítasenos trabajar para el futuro¨

Cuba Posible, un proyecto que ha  sido promovido a través de la fundación Open Society del magnate norteamericano George Soros (la misma que financió la creación de grupos disidentes en el antiguo Campo Socialista) creado por antiguos integrantes de la revista Espacio Laical, los que en el 2012 tienen un encuentro en La Habana con Carlos Saladrigas, solo dos semanas después de logrado el acuerdo con Rubio; y que en la víspera del 16 de junio había presentado su reorganización en el evento de Washington Office on Latin América (WOLA), ya desde los días previos se declaraba desde los encabezados: ¨La preservación del legado de Barack Obama. 

Apostando por los que construyen¨, leyéndose más abajo: ¨El presidente puede sentirse influido a hacer concesiones ante las presiones de la derecha cubanoamericana en agradecimiento por el voto de miembros de este grupo a favor de su nueva legislación en materia de salud (…) Trump sabe que necesita aliados en el predominante panorama de impopularidad dentro del que se mueve en su propio circuito¨

Apenas pronunciado el discurso CP emitió una Nota Pública contraria al cambio de estrategia política.

Cartas desde Cuba del Sr. Fernando Rasberg, el mismo que propalara la grave falsedad de que el ejercicio militar Bastión 2016 se realizaba como respuesta del gobierno cubano a la elección de Donald Trump, emitió el título poco antes del discurso: ¨¿Se acabará la tregua entre Cuba y EEUU?¨, en el que pronunciaba:

¨Es muy cínico repetir que se puede aplicar un bloqueo económico contra Cuba, afectando solo a la clase dirigente sin lastimar al cubano de a pie. La disidencia, que hoy festeja, parece no entender que su aislamiento proviene justamente por apoyar a Washington contra su propia gente. Albert Einstein nos recomendaba que “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo” …¨

Es entendible que los neo contrarrevolucionarios tengan motivos para expresar rechazo al cambio que ha realizado Trump.

Pero si llega a llevarse a la práctica, un cambio del centrismo como estrategia principal a secundaria, no significa que el apoyo y financiamiento a este desaparezca. Su patrocinio está insertado dentro de planes de estrategias programáticas que no depende del Presidente de turno, sino del tipo de operaciones que la CIA y otras estructuras del aparato de inteligencia e intervención geoestratégica de los Estados Unidos determine desarrollar.

El gobierno de Obama asumió su estrategia públicamente luego de que la CIA durante años estudiara las posibilidades de aplicar el uso de la penetración cultural y la guerra psicológica, y no al revés.

Los proyectos de comunicación ¨alternativos¨ seguirán siendo financiados. La contraposición de sectores intelectuales y artísticos con las instituciones cubanas seguirá siendo fomentada. El sabotaje al debate revolucionario y sus procesos legislativos seguirá siendo  intentado. La idea de una socialdemocracia como solución nuestros problemas nacionales seguirá siendo introducida. Continuarán trabajando sobre los estudiantes y profesores universitarios, como sobre los periodistas. Se continuará armando en las redes sociales una maquinaria de fabricar rumores que permita introducir matrices de opinión. La seudo revolución continuará siendo aprovechada al servicio de la neo contrarrevolución. Todo lo que divida seguirá siendo utilizado al máximo.

No dudemos en que veamos nuevas reacciones ¨anti Trump¨ en los medios centristas. Incluso que estas se vuelvan habituales hasta convertirse en parte misma de la estrategia. El circuito de comunicación centrista tendrá dos razones para emitirlas:

1.-La práctica. Al ser una pérdida de terreno como tendencia en el juego de la política norteamericana.

2.-La comunicacional. Que le permite utilizarlo para ganarse las simpatías de los cubanos que pudieran identificarse con ese rechazo.

En este segundo aspecto es que deben los revolucionarios, como lectores individuales o como medios de comunicación, organizaciones e instituciones debemos estar más claros que antes.

Ahora es más necesaria que nunca una tremendísima claridad. Andar como decía Fidel que estaba el Che: ¨Más claro que las aguas de Varadero¨
Porque los medios neo contrarrevolucionarios harán en mayor escala lo mismo que hicieron con el episodio del individuo con la bandera estadounidense en el desfile del 1ro de Mayo: Utilizarlo como herramienta para convenientemente ¨distanciarse¨ de un hecho tan aborrecible y dividirnos a partir de cómo lo enfrentamos. No hay manera racional de simpatizar con Donald Trump, ni cubanamente de hacerlo con Marco Rubio. Los centristas asumirán como parte de su agenda ese rechazo y lo utilizarán como camuflaje. Intentarán atraer con eso a personas honestas e incluso a revolucionarios. No se descarta que lleguen a pretender un espíritu de supuesta ¨unión cubana¨ ante el ¨carácter maligno¨ de Trump. Pretenderán engañarnos, haciéndose pasar por patriotas cuando sabemos que no lo son. Intentarán envolvernos diciendo que el verdadero enemigo de la Revolución, del Socialismo y del pueblo cubano es la tendencia de Trump y no la de ellos.

Cuando se habla de alianzas con un poder extranjero, no hay diferencia entre un Marco Rubio y un Carlos Saladrigas. El carácter común está en sus fines: Derrocar la Revolución, restablecer el capitalismo como sistema y la dominación estadounidense en Cuba.

Por eso la posición de los revolucionarios debe ser común. El centrismo y sus exponentes son y seguirán siendo por su naturaleza parte de la contrarrevolución. Ni jugando debemos caer los revolucionarios en musarañas de estar mirando el ¨mal menor¨ y creer que quienes se preocupan más por el “legado de Obama” que por la soberanía cubana pueden ser nuestros aliados. Frente a nosotros sus diferencias son solo de método, pero en el fondo no las tienen ni ideológicas, ni políticas. Ambos quieren la Revolución derrotada. De la misma manera en que los norteamericanos han construido un aparato de comunicación contrarrevolucionaria, y no lo van a desarmar, nosotros debemos seguir construyendo nuestro frente de comunicación revolucionaria sin perder tiempo, superar a la seudo revolución, identificar a la neo contrarrevolución, e integrar a los revolucionarios nuevos.

Definir para unir.

Nunca perder lo que nos identifica que es lo que ellos no tienen: nuestro carácter martiano, guiterista y fidelista. En esos medios podrán aparecer todo tipo de cosas, con todo tipo de intenciones, pero lo que nos diferencia abismalmente es que nosotros ante un nuevo Presidente del imperialismo yanki decimos lo que ellos nunca van a decir: Patria o Muerte.

Con Patria, vivos y vencedores.

 Fuentes:

https://lapupilainsomne.wordpress.com/2017/06/19/unirse-centristas-y-revolucionarios-por-javier-gomez-sanchez/

http://www.cubasi.cu/cubasi-noticias-cuba-mundo-ultima-hora/item/65047-%C2%BFunirse-centristas-y-revolucionarios

http://guajiritasoy.blogspot.com/2017/06/unirse-centristas-y-revolucionarios.html

https://eljovencubano.wordpress.com/2017/06/19/unirse-centristas-y-revolucionarios-por-javier-gomez-sanchez/

 Publicado por: David Díaz Ríos CubaSigueLaMarcha.blogspot.com

Trump: La retórica hostil de guerra fría obsoleta contra Cuba


Discurso de Trump para Cuba: La retórica hostil de guerra fría obsoleta contra Cuba


 
Trump continúa mirando a Cuba con la lupa del pasado, expresándose con un lenguaje ya derrotado en el pasado y políticas fallidas en diez administraciones estadounidenses anteriores, queriendo eliminar de un plumazo lo alcanzado por su antecesor Obama bajo la presión de la extrema derecha anticubana de la Florida, así como para complacer a los políticos Marco Rubio y Mario Díaz-Balart y en especial sobre todo pagar favores al senador Marco Rubio.


 
De Trump y sus cambios con respecto a Cuba / Yimel Díaz / Trabajadores



Luego del anuncio, este viernes, de la nueva política de Estados Unidos contra Cuba, varios lectores escribieron a nuestra redacción ratificando el apoyo a la Declaración emitida por el Gobierno Revolucionario, y solicitaban esclarecerse sobre el alcance de Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba. Trabajadores propone algunas respuestas.

¿Qué cambios introduce el documento firmado por Donald Trump? 

Sustituye las directivas presidenciales del 28 de junio del 2007 y del 14 de octubre del 2016. Esta última contenía el camino propuesto por la administración de Barack Obama para lo que ellos denominaban “normalización” de las relaciones bilaterales y reconocía que el bloqueo es “una carga obsoleta para el pueblo cubano y ha sido un impedimento a los intereses estadounidenses”.

Reconoce que se apegará a la mal llamada Ley para la Libertad y la Democracia en Cuba firmada en 1996 para reforzar el bloqueo.

Reitera su oposición a las convocatorias organizadas en Naciones Unidas y otros foros internacionales donde se exige el fin del bloqueo.

Limita las actividades económicas de los estadounidenses y les prohíbe negociar con empresas vinculadas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias y a los servicios de inteligencia y seguridad.

También restringe las posibilidades de negociar con las empresas públicas donde trabaja la mayor parte de la población cubana.

Ratifica la vigencia de los acuerdos bilaterales que amparan la apertura de las embajadas en Washington y La Habana, y la suspensión de la política migratoria de “pies secos, pies mojados”.

Veta todas las transacciones financieras que no estén autorizadas por los departamentos de Estado, Comercio y Tesoro. Admite aquellas que garantizan las operaciones de la sede diplomática en Cuba y de la Base Naval en Guantánamo, así como las operaciones de las aerolíneas y navieras autorizadas, el servicio de aduana, y las remesas de los migrantes cubanos.

Endurece los controles para hacer efectiva la prohibición de turismo a sus ciudadanos.

Ordena al Departamento del Tesoro actualizar la lista de quienes tienen prohibida la entrada al territorio estadounidense, e incluir en esta a ministros, viceministros y directores generales de los organismos del Estado; a los miembros de los consejos de Estado y de Ministros, de las Asambleas Nacionales y Provinciales del Poder Popular, a los funcionarios de los CDR, a los oficiales de las FAR y del MININT, a los dirigentes nacionales de la CTC y sus sindicatos, a los representantes del Tribunal Supremo Popular y a los directivos de los medios de comunicación estatales, entre otros.

Mantiene el interés de potenciar al sector cuentapropista aunque los priva de sus clientes potenciales al reforzar la prohibición para viajar.

¿Qué sectores de EE.UU. aparecen entre los más afectados? 

Hasta mayo de este año, según datos de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, 284 mil 565 estadounidenses habían visitado el archipiélago cubano. Tal cifra supera la cantidad de viajeros de ese país a Cuba durante todo el 2016.

Ese sector ha sido una de las principales víctimas de la nueva política pues su instrumentación estará encaminada a restringir los proyectos educativos y los intercambios “persona a persona, pueblo a pueblo”. En su lugar se potenciarán las visitas grupales monitoreadas bien de cerca por un representante de la institución que las patrocina.

Además, los visitantes deberán archivar, durante al menos 5 años, la constancia de los gastos realizados en Cuba, y esos documentos podrían ser fiscalizados en cualquier momento por las autoridades de los Departamentos del Tesoro o del Estado.

Según BBC, Cuba ocupa el lugar 141 entre los socios comerciales de Estados Unidos en el mundo. No obstante, existe un interés creciente entre los productores agrícolas, comerciantes e inversionistas de distintos sectores por incrementar el intercambio.

Desde el 2014 a la fecha, por ejemplo, varias compañías estadounidenses de telefonía celular fueron autorizadas para operar en la isla (IDT, T-Mobile, Sprint y Verizon). Otros sectores que aprovecharon la apertura fueron las aerolíneas y cruceros. Diariamente llegan a Cuba unos 20 vuelos gestionados por American Airlines, Delta, Southwest, Jetblue, y otras.

El portal digital Airbnb, en Cuba desde abril del 2015, anunció el pasado año que su espacio fue usado por el 35 % de los viajeros provenientes de EE.UU. para garantizar su hospedaje en la isla y aseguraba haber pagado unos 40 millones de dólares a “emprendedores cubanos” por concepto de alojamiento.
El grupo Marriott International, una de las empresas de la competencia del conglomerado Trump, compró en marzo del 2016 Starwood Hotels and Resorts, la primera firma estadounidense que consiguió una licencia para administrar un hotel (Four Points) en La Habana.

En enero de este año, el instituto neoyorquino Roswell Park inició un estudio clínico para probar la vacuna contra el cáncer de pulmón desarrollada por el Centro de Inmunología Molecular (CIM). Por primera vez la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos otorgaba un permiso de ese tipo a una empresa nacional.

El Roswell Park también fue autorizado por el Departamento del Tesoro para crear una empresa comercial con el CIM, la primera compañía conjunta cubano-estadounidense con licencia para investigar, desarrollar, producir y comercializar productos biotecnológicos.

Estos son algunos de los negocios afectados por las nuevas medidas de Trump. Los perjuicios son incalculables y a ello habría que añadirle el efecto disuasorio que podrían tener en los inversionistas potenciales de todo el mundo.

¿Cuándo se harán efectivos los cambios? 

El Memorando orienta a las diferentes estructuras del Gobierno, especialmente a los Departamentos del Tesoro y Comercio, iniciar la preparación de nuevas regulaciones en los próximos 30 días. Aclara que los cambios de política no tendrán efecto hasta que el proceso no esté concluido, y que puede tardar meses.


¿Qué dicen los estadounidenses?

Varios medios han censurado el cambio de política. La revista The Atlantic, por ejemplo, publicó un artículo del exasesor de Barack Obama, Ben Rhodes, quien asegura que “la política de Trump en Cuba fracasará” y sostiene que “no tenía que ser de esta manera, y no se quedará de esta manera”.
El experto en Seguridad Nacional reitera que el bloqueo, “como vehículo de promoción de la democracia”, se ha malogrado, mientras Anthony L. Fisher, en la revista Reason, reconoce que la actitud del presidente representa un retroceso a “una posición previamente fallida, es como volver a luchar la última guerra perdida”.

Eric Thayer, de la agencia Reuters, afirma que la nueva política es “ganancia para la Unión Europea, China y América Latina”, mientras que un editorial de un medio neoyorquino califica de cínica la postura del presidente:
“La preocupación repentina del Sr. Trump por los derechos humanos es particularmente difícil de tragar”. La músico profesional de la Orquesta Sinfónica de Minnesota, Rena Kraut, en un artículo publicado este sábado en The New York Times, recordó la visita que en mayo del 2015 hiciera su agrupación a Cuba y el instante en el que interpretaron los himnos nacionales de los dos países:
“No hubo abucheos, como algunos de nosotros temíamos, sino rostros llenos de lágrimas. La cálida bienvenida que recibimos (…) es una prueba de la sorprendente apertura que tienen hacia nuestra cultura. Y ese es el país que los estadounidenses siguen castigando”.



LEER MÁS




 

Donald Trump: entre el guiño confabulador y la mueca sarcástica

 

Donald Trump: entre el guiño confabulador y la mueca sarcástica / Por José F. Echemendía Gallego / Universidad de Sancti Spíritus / Intranet Uniss


Que el empresario multimillonario y hoy presidente de los EE.UU., Donald Trump,  vive literalmente encima de un “cachumbambé”, no constituye noticia. La novedad de hoy son las declaraciones hechas con respecto a la política de acercamiento y normalización con Cuba, iniciada por su antecesor B. Obama a finales de 2014.



Desde que comenzara su campaña electoral por la presidencia de la nación norteña mostró sus tremendas habilidades para subirse a ese artilugio de entretenimiento para niños -auténticamente cubano-, según la RAE; lo mismo aseguraba que podría abrir un hotel en Cuba, que anunciaba exigiría al gobierno cubano “gestos” para continuar con el proceso de normalización, marcando claramente una posición que le asegurara el financiamiento y los votos de la derecha anticubana de la Florida. Ya rebasados sus primeros cien días en la Casa Blanca (¿tendrá unos segundos?) su claque gubernamental ha considerado oportuno cumplirle a los retrógrados de la fauna miamense, para que puedan contentar al contribuyente de origen cubano, y seguir viviendo del cuento patriotero “de luchar por la libertad de Cuba”; lo que demuestra que ignoran, o se hacen el chivo con tontera, que esa tarea fue cumplida por el pueblo cubano liderado por Fidel Castro Ruz hace ya 58 años.



Ahora vuelven sobre el tema  de los viajes de estadounidenses a Cuba, la receta: endurecer las restricciones con respecto a estos viajes, de por sí ya restringidos a doce categorías. Cierto es que desde la distención de las relaciones a partir de los pronunciamientos de los presidentes de Cuba y EE.UU. en el año 2014, se produjo un incremento considerable en la cantidad de ciudadanos de esa nación interesados en conocer la realidad cubana y disfrutar de su clima, de las bondades de su naturaleza y de la conocida hospitalidad de los cubanos; pero también es cierto que la inmensa mayoría de los turistas que llegan a la mayor de Las Antillas son canadienses, alemanes, españoles, y de otros estados europeos; por lo que los principales perjudicados serán los norteamericanos de esa nación.

¿Qué alcance puede tener la doble moral de los gobiernos estadounidenses? Difícil de responder, por una parte exigen a Cuba “mayor libertad y respeto a los derechos humanos”; cómo interpretar entonces las exigencias de un gobierno que dicta a sus habitantes cómo y dónde gastar su dinero (solo en negocios privados), demostrar que para viajar a Cuba forman parte de un grupo y califican en una categoría “autorizada”; y finalmente entregar a las autoridades un plan, cronograma u horario completo de sus movimientos en la Isla; vaya concepto de LIBERTAD que tiene esta administración.

Por otra parte se refiere a la prohibición de toda transacción económica o financiera con instituciones u organismos del Estado vinculados con las Fuerzas Armadas. Pretenden establecer la matriz de que Cuba es un estado con elevado gasto en el terreno militar, y que los beneficios que reportarían las negociaciones con el gobierno norteamericano en el ámbito económico y financiero irían a parar a ese campo; pretenden de este modo ponernos en su lugar. Estados Unidos de Norteamérica es el país con el mayor gasto militar del planeta: $600 mil millones de dólares ($381 mil millones más que China), mayor que la suma de los ocho países que le siguen; mientras que en el presupuesto nacional de la mayor isla del Caribe se dedica el 51 % del PIB a los sectores de educación, salud y la asistencia social.

Señor millonario, siga con su política “aparentemente errática”, de hoy decir una cosa y mañana otra; pero siempre con un propósito muy claro, beneficiar a los que tienen mucho y perjudicar a los que no tienen casi nada. Hace bien en mirar hacia el sur, porque también existe, pero trate de hacerlo con más sentido común y seriedad. Es seguro que al final de su mandato (si es que llega) nosotros estaremos aquí todavía, perseverantes, tozudos y firmes en la construcción de nuestro sueño.

Fotos tomadas de Granma digital (En vivo: Los anuncios de Trump sobre Cuba)

Tomado de la Intranet UNISS